¿Cómo reducir los costes de calefacción central?

El aislamiento insuflado reducirá  costes cuando existan los contadores individuales

Es necesario saber que, con el fin de se pague en función del consumo y se realice una utilización más racional de la energía, la Directiva Europea 2012/27/UE de Eficiencia Energética establece que los hogares en los que exista una calefacción central tendrán que disponer de contadores individuales de calefacción.

contadores calefacción

El Real Decreto 56/2016, publicado el 13 de febrero, ha trasladado a la legislación nacional parcialmente la Directiva Europea 2012/27/UE, relativa a la Eficiencia Energética, pero ha dejado fuera la parte referente a la contabilización individualizada de consumos de calefacción, agua caliente sanitaria y refrigeración en instalaciones centralizadas, que sí estaba incluida en el borrador de real decreto que se había manejado.

El Real Decreto 56/2016, de 12 de febrero, por el que se traspone la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, fue aprobado en el Consejo de Ministros del pasado 12 de febrero con un retraso de 20 meses desde que finalizara el plazo de trasposición de la directiva -fijado por Bruselas para el 5 de junio de 2014- y con el precedente de un expediente sancionador por parte de la Comisión Europea (expediente con fecha de octubre). En este RD, la obligatoriedad de instalar contadores individuales de consumo no se contempla. En él se suprime, respecto al borrador de Decreto que existía, el anterior capítulo V, y el artículo 14: Contabilización de consumos. Y no se hace ninguna referencia a la obligación de instalar contadores de consumo individuales.

No obstante, para anticiparse a la ley europea (Directiva de Eficiencia Energética en Edificios) y a la Directiva Europea 2012/27/UE de Eficiencia Energética, que fijó que el 1 de enero de 2017 los hogares deberán contar con contadores individuales de calefacción para tener nuevos repartidores de costes según consumos en viviendas con calefacción central, mejorar nuestras viviendas mediante aislamiento insuflado hará que no nos llevemos sustos por el coste en consumos de calefacción, una vez instalados los repartidores de costes.

Aislamiento de la envolvente

Pero además existen otras formas en las que el aislamiento térmico se traduce en ahorro de coste de calefacción central.

El más eficiente sistema de calefacción central es ineficiente si el edificio no está correctamente aislado. Los edificios en la Unión Europea representan cerca del 40% del consumo final de energía; un volumen que desde las instituciones europeas quieren disminuir. Un buen aislamiento de la envolvente es fundamental para acabar con el derroche energético. Así pues, el aislamiento es una solución a la mejora de la envolvente térmica en edificios colectivos con calefacción central (aislamiento insuflado)

Igualmente, una técnica consistente en crear una fachada térmicamente eficiente gracias al aislamiento térmico insuflado en cámaras de aire de fachada, solución sin juntas, continua, sin puentes térmicos garantiza, con espesores reducidos desde 30-40 mm,  una mejora mínima de entre 50-60 % de la envolvente de la fachada llegando casi hasta el 100% de mejora con espesores mayores.

Transmitancia térmica y confort térmico

La mejora de la transmitancia térmica (concepto que se emplea para expresar la capacidad aislante de un elemento constructivo particular formado por una o más capas de materiales) de la fachada supondrá ahorrar aproximadamente el 35 -40 % de los costes de combustible necesarios para calefacción cada año.

El aislamiento térmico equivale también a obtener un mejor confort térmico en las viviendas aisladas mediante insuflado, igualando las diferencias térmicas entre  viviendas de plantas bajas y viviendas de últimas plantas.

Las viviendas de las últimas plantas son las menos favorecidas por la disposición de la vivienda y en la mayor parte de viviendas calefactadas con caldera central, al no estar aisladas correctamente, existe un desequilibrio térmico de calefacción. Es decir las plantas primeras pueden llegar a estar con las ventanas abiertas (exceso de calor) y las últimas plantas nunca llegan a estar calientes, con los excesos de consumo que ello supone

Subvenciones por aislamiento según zonas climáticas del CTE

Los sistemas de aislamiento insuflado además en la mayor parte de las actuaciones en la mejora de viviendas colectivas con calefacción central cumplirán con los requisitos del CTE (código técnico de edificación) según zonas climáticas, por lo que las comunidades con viviendas con calefacción central podrán beneficiarse de subvenciones por haber aislado.

Aislamiento en conjunto del edificio, rápido retorno de la inversión y ahorro en impuestos futuros

Es más conveniente realizar en conjunto las acciones de aislamiento para mejorar los gastos de consumo en edificios con calefacción central. ¿Por qué? Porque el coste de aislamiento se repartirá para más propietarios y será más económico que realizarlo de forma individual.

Pese a todo, las personas que se hayan decido a instalar repartidor de costes y quieran aislar sus viviendas de forma individual para pagar menos y sólo según su consumo, amortizarán en un corto periodo de tiempo la inversión en aislamiento (entre 2-3 años de media).

Otro beneficio que tiene aislar viviendas que cuentan con calefacción central es el rápido retorno de la inversión (entre 2-3 años de media) y el ahorro durante la vida útil del edificio.

También se producen otros beneficios indirectos a tener en cuenta como los menores gastos de mantenimiento de la calefacción central. Esto se explica porque las  viviendas mejor aisladas tienen un confort térmico todo el invierno, la caldera central estará en funcionamiento muchas menos horas cada año, por lo que habrá menos averías y los mantenimientos tendrán un menor coste.

El aislamiento tiene una consecuencia: seremos más eficientes, respetaremos el medio ambiente y ahorraremos en futuros impuestos.

Un edificio energéticamente eficiente es el que minimiza el uso de las energías convencionales (en particular la energía no renovable), con el objetivo de ahorrar y hacer un uso racional de la misma.

Una estrategia para lograr esta eficiencia energética es el aislamiento térmico en la envolvente (muros, techos y ventanas). El aislamiento supondrá un edificio energéticamente mejor calificado con el ahorro en futuros impuestos.

Normalmente la calefacción central suponía una “barra libre de calefacción” por lo que además del ahorro económico que implica el aislamiento, es una efectiva contribución colectiva al medio ambiente.

Soluciones de aislamiento SIN obras

para conseguir el mayor aislamiento térmico, acústico y máximo ahorro energético en pisos, chalet, adosados o edificios.

Te llamamos


    Al enviar aceptas la política de privacidad.

      Vivienda particularConstructora

      Al enviar aceptas la política de privacidad

      Uso de cookies

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies